Sexo, menstruación y otros líos del montón

sexo y menstruaciónMuchas de nosotras nos hemos preguntado a lo largo de nuestra vida si se puede o no tener relaciones sexuales con la menstruación.

Manchar* la cama, el sofá, el asiento del coche, la alfombra, la toalla de la playa… de sangre mientras tenemos sexo puede ser uno de los primeros obstáculos que nuestra mente impone a la hora de decidir si tener relaciones sexuales mientras estamos menstruando.

A muchas personas les puede resultar sucio o desagradable que la sangre menstrual recorra nuestro cuerpo o el de nuestrx compañerx sexual y que vaya tiñendo de color rojo el rastro que dejamos en este encuentro. Quizá a ti también te pase. O te ha pasado en algún momento. En caso de ser así, podemos ir despidiéndonos de la culpa porque es totalmente normal.

Los aspectos de la sexualidad relacionados con la vergüenza, el asco o el rechazo hacia la menstruación se desarrollan desde la cultura en la que son formulados y vivimos en una sociedad que le teme a la sangre menstrual. Partiendo de esta premisa, nos han hecho creer que menstruar y tener sexo a la vez es un lío porque la sangre mancha o porque a él, ella o a ellxs le(s) va a dar asco.

A veces ocurre que nuestra pareja nos lo verbaliza tal cual. Quizá dé algunos rodeos, en otros casos sus palabras puede que sean más directas y llegue decirnos alto y claro que:

Es mejor no tener sexo mientras estés con la regla, que nos vamos a poner perdidxs, la sangre huele mal y va a manchar las sábanas.

Si esta frase te suena o has escuchado algo similar alguna vez,

¿Recuerdas cómo te sentiste?

¿Cuántas veces hemos vivido en nuestras carnes ese rechazo hacia nuestro cuerpo menstruante en esta y otras situaciones?

¿No te ha pasado que hasta te apropiaste de la idea que asocia la menstruación con suciedad sin apenas cuestionarla?

Quizá tener en cuenta este aspecto es un buen filtro para elegir a nuestrxs compañerxs sexuales pues en caso de que muestren actitudes de rechazo respecto a un proceso vital y de salud de nuestro cuerpo como es menstruar puede que salte la alarma ¿no crees?

Sí, la menstruación sigue siendo un tabú. Y si sumamos sangre menstrual con relaciones sexuales más todavía.

Tener sexo con la menstruación puede ser maravilloso o no. Depende de multitud de factores pero uno de ellos, y es fundamental, es el deseo de hacerlo y ser consciente de ello. Hablo de la importancia de la toma de conciencia desde el flujo de pensamientos que se desencadenan a la hora de asociar sexo y menstruación pues puede que automáticamente aparezcan ideas tales como:

Tener relaciones sexuales con la regla es un lío porque se mancha todo.

Me va a doler más.

Me da vergüenza que vea mi sangre.

¡Uf! Qué asco.

Poner la atención sobre estos y otros pensamientos (auto) impuestos puede ser un aspecto determinante para darnos cuenta de cómo se fueron consolidando y cómo se va forjando el origen de los mismos.

Cuando éramos niñas y adolescentes, ¿Qué nos dijeron acerca de nuestra sexualidad y el ciclo menstrual?

¿Por qué la supuesta sangre que aparece en los anuncios de compresas es un líquido azul?

¿Cuántas veces has escondido la compresa para cambiártela en el baño como si de un producto de tráfico ilegal se tratase?

¿No crees que estos mensajes y comportamientos nos han influido a la hora de vivir nuestra menstruación con mayor o menor dolor, vergüenza y rechazo?

Desde la infancia y adolescencia, vamos formando nuestro sistema de pensamiento y el aprendizaje sociocultural es una de las claves para ello. De esta manera, para deshacer estos nudos es importante reflexionar sobre cómo aprendimos a relacionarnos desde y con nuestro cuerpo y por lo tanto también con nuestra sexualidad.

Para ello, atenderemos a los mensajes que nos transmitieron en nuestra familia, el colegio y la sociedad en general.

Normalmente, la falta de información así como la ocultación de nuestro placer y el tabú de la menstruación suelen ser factores comunes en nuestro desarrollo.

Debido a esta falta de información, podemos tener muchas dudas sobre cómo tener relaciones sexuales con la menstruación.

Algunas preguntas que nos podemos formular son:

¿Puedo quedarme embarazada teniendo relaciones sexuales con la menstruación?

La respuesta es que sí porque depende del momento de la ovulación y es posible que en algunos ciclos este momento se adelante por diferentes motivos. Recordemos que el esperma dura vivo en nuestro cuerpo de 3 a 5 días por lo que si has tenido relaciones sexuales con penetración y sin protección, estabas menstruando y tu ovulación se ha adelantado ese ciclo es posible que tenga lugar la fecundación.

Vale, ¿y entonces puedo masturbarme cuando tengo la menstruación?

Rotundamente sí. De hecho, tener orgasmos es un gran remedio para calmar los dolores menstruales debido a que nuestro útero se expande y estos movimientos ayudan a realizar las contracciones que son las que suelen provocar esas molestias.

Pero entonces, ¿es bueno tener relaciones sexuales mientras estoy con la menstruación?

Lo que te apetezca, cuando y como te apetezca. Hay muchas mujeres que no quieren interactuar con nadie mientras menstrúan ¡y menos tener relaciones sexuales! Otras que sí porque experimentan un mayor nivel de lubricación además de tener una mayor sensibilidad corporal que se traduce en amplificar las sensaciones experimentadas durante la relación sexual. Además, puede ser que vivencies una experiencia diferente teniendo sexo con la menstruación pues nuestra energía y deseo sexual también va cambiando y fluctuando a lo largo del ciclo menstrual. En esta fase suele ocurrir que al tener sexo estemos en un mayor nivel introspectivo por lo que seremos más capaces de identificar determinadas emociones o sensaciones que pueden emerger en el encuentro sexual.

Ahora que hemos reflexionado juntas sobre estos dos temas que tanta controversia y tabú pueden llegar a generar, creo que lo más importante y fundamental para vivir nuestra sexualidad de manera plena y saludable es escucharnos y pasar a la acción (o no) una vez que identifiquemos cual es nuestro deseo y también nuestra necesidad para gozarnos desde el amor propio y la toma de conciencia de nosotras mismas.

Solo así nos viviremos desde el placer, ya sea solas o acompañadas, con o sin sangre menstrual.

*Manchar: Utilizo este verbo porque estamos acostumbradas a asociar el vertido de nuestra sangre menstrual en un tejido como una mancha. En caso de que ocurra, sólo tendremos que ponerlo en agua fría durante unas horas y después lavarlo ya sea a mano o en la lavadora y quedará perfectamente.

Imagen: Frida Castelli

Anterior

Siguiente

M

Hello. How are you?

SAMPLE POPUP

Built with Divi Builder.

Email Address

your@gmail.com

OUR OFFICE

101 Mark Boulevard St,
10040, New York,
United States.